LESIONES LIGAMENTARIAS DE LA RODILLA

Hay 4 ligamentos importantes en la rodilla. Los ligamentos son bandas elásticas de tejido que conectan los huesos entre sí y proporcionan estabilidad y fuerza a la articulación. Las lesiones de los ligamentos de la rodilla son esguinces o desgarros en uno (aislado) o varios (combinados) de los cuatro ligamentos principales que conectan el fémur con la espinilla y los huesos de la pantorrilla.

Causas

El ligamento cruzado anterior (LCA) es uno de los ligamentos que se lesiona más comúnmente. El LCA se distiende o desgarra a menudo durante una movimiento repentino de torsión (cuando los pies quedan plantados en un lugar pero las rodillas giran en sentido contrario) Deportes como el esquí, básquetbol y fútbol tienen un riesgo más elevado de lesiones de LCA.

El ligamento cruzado posterior (LCP) es también un ligamento que se lesiona comúnmente. Sin embargo, la lesión del LCP usualmente ocurre con impacto repentino, directo como en un accidente automovilístico o durante una tacleada de fútbol.

¿Qué síntomas pueden presentarse?

Los síntomas de estas lesiones pueden incluir:

– Dolor.
– Hinchazón.
– Sensibilidad.
– Moretones.
– Entumecimiento.
– Dificultad para mover la rodilla.
– Rigidez.
– Sonido de estallido o chasquido.
– Sensación de inestabilidad en la rodilla.

Diagnóstico

Además de una historia clínica y un examen físico completos, los procedimientos de diagnóstico para los problemas de ligamentos de rodilla pueden incluir lo siguiente:

– Rayos X.
– Imágen por Resonancia Magnética.
– Artroscopia.

Acude a consulta ante la primera molestía, evita complicaciones.